domingo, 15 de enero de 2012

Simplemnete soi real.

Habrá mil como ella pero como ella ninguna, no quiere ser estrella ni tampoco va de dura. Habrá mil como ella pero no son las demás, no va de diferente simplemente es real. Anda por la calle, va mirando para bajo, esta cansada de detalles, de los chicos del trabajo, de deberes que hacer, de las cosas sin sentido...no es que se sienta sola solamente se ha perdido. Habra mil como o ella o quizás no habrá ninguna, nunca se ha sentido bella, simplemente está en su luna. No busca la fortuna, no quiere nada de nadie, simplemente que la abracen cuando esta sola en su baile. En su mundo que no gira pero nunca se detiene, esta a gusto en su mente, lo del resto no entretiene. No está triste es otra cosa, no es rarita es otra cosa, es que no va de diosa y si no gusta no le duele. Ella es fuerte por fuera y por dentro no lo es tanto, pues no le interesa que la gente oiga su llanto, esta cura de espanto por la veces que ha perdido, pero si se ha caído dice va pues me levanto. Porque siempre lo consigue aunque crea ir en declive, cada paso de su vida ella es quien lo decide. Profunda cual océano en su cama da mil vueltas, tiene que ser resuelta pues su vida no es de cine. Hace tiempo se dio cuenta de que nada le sonríe, pero eso no es motivo para que ella desvaríe, si no no sería ella, piensa frecuentemente. Cuando habla con la gente siente que nadie la entiende, chica saca esa sonrisa, que es la que ilumina al cielo, quiero que se vean tus ojos no los tapes con el pelo, que si están mojados te aseguro que se pasa, eres la mejor priincesa belleza encerrada en casa. ¿Por qué no te valoras, no ves todo lo que vales?
No seas tonta, no te rayes, eres fuerte tú lo sabes. Tú tienes la llave, tú tienes la clave y cuando aprendas esto chica no habrá quien te pare.
Caminando con sus cascos sigue llorando en silencio, sabe que la vida es cara, por eso paga su precio. Algún que otro necio ya le ha roto el corazón, pero ya no la deprime pues el amor es dolor. De eso tiene mucho para que querría regarlo, si la vida trae un regalo, desconfía en aceptarlo. Para que negarlo ya no cree en cuentos de hadas, lo único que tiene claro es que como ella ninguna. Labios rojos como sangre ojos, que quitan el hambre, locura de cualquier hombre pero ya no quiere a nadie, vuela con su magia aunque este en su habitación, el olor de su perfume es quien hizo esta canción. 
Habrá mil como ella pero como ella ninguna, no quiere ser estrella ni tampoco va de dura.  
Habrá mil como ella pero no son las demás, no va de diferente simplemente es real.

No hay comentarios:

Publicar un comentario